¿CÓMO PREPARO MI BICICLETA PARA DEJARLA PARADA?

Pueden ser muy variadas las razones por las cuales dejemos parada nuestra bicicleta por un largo periodo de tiempo. Ya sea por enfermedad o lesión, por irnos de viaje, por cambio de disciplina… Es aconsejable conocer una serie de puntos que preparen nuestra bicicleta para este tiempo en el que no vamos a usarla.

 

¿CÓMO PREPARO MI BICICLETA PARA DEJARLA PARADA UN LARGO PERIODO?

 

Proteger la bicicleta con una funda o plástico:

No importa donde vayamos a guardarla: Lo mejor para mantener la bicicleta y sus componentes en el mejor estado posible es cubrirla con una funda de tamaño adecuado. A falta de esto, también podemos cubrirla con un buen trozo de plástico. De esta manera evitaremos la humedad, el polvo o incluso algún insecto o animal no deseado.

Limpiarla y secarla a fondo:

Antes de aparcar nuestra bicicleta por un largo periodo debemos limpiarla y secarla en profundidad para evitar restos de humedad que puedan oxidar cualquier parte metálica. Así evitaremos suciedad incrustada y facilitaremos la aplicación de otros productos necesarios para el correcto mantenimiento de otros componentes.

Aliviar la carga mecánica de cambios y suspensiones:

Abrir las suspensiones o, lo que es lo mismo, dejar el bloqueo abierto si existe la posibilidad. Esto evita que el cartucho interno esté en tensión cuando no hay necesidad de ello, ya que a la larga puede llevar a una pérdida de compresión que se traduce en un menor rendimiento de la suspensión y un desgaste prematuro de los componentes internos.

Colocar los cambios en posición de reposo, cambio trasero y desviador delantero en piñón y plato pequeño respectivamente. Esto también libera la tensión del muelle encargado de mover el mecanismo.

Proteger las piezas más vulnerables a los agentes externos con productos específicos:

La cadena de transmisión, los cables metálicos de los cambios o las juntas de las barras de la horquilla o amortiguador. Estos son elementos susceptibles a oxidarse o secarse si no se toman las medidas adecuadas.

El método más recomendable para evitar que los agentes externos dañen las piezas es recubrir la cadena con una vaselina neutra y aplicar un lubricante de silicona en las juntas de las suspensiones.

Controlar la presión de los neumáticos:

Un neumático con poco aire y en posición estática tiende a deformarse y agrietarse con el paso del tiempo. Por tanto, lo que lo más recomendable es controlar cada cierto tiempo la presión de los mismo y (si es posible) ir cambiando la posición de las ruedas cada par de semanas que la bicicleta esté parada. En caso de tratarse de ruedas tubelizadas, lo mejor es montar cámaras de aire cuando se prevé una larga temporada en desuso.

 

FUENTE: TODOMOUNTAINBIKE.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *