¿ENTRENAMIENTO SOLO O ACOMPAÑADO?

Aunque el ciclismo sea un deporte individual, hacerlo en grupo es más entretenido. ¿Es posible compatibilizar nuestro plan de entrenamiento con su parte social?

Para muchos ciclistas, la principal motivación para salir a dar a los pedales es ir acompañado de su grupo, normalmente el fin de semana. Ya sea con un club o los amigos de siempre, este es un buen motivo para progresar sobre la bicicleta.

Sin embargo, cuando nuestro rendimiento no para de aumentar, puede llegar un momento en el que parezca que entrar en serio y bien durante todo el año es incompatible con las divertidas salidas de fin de semana. La clave está en hacer compatible el buen entrenamiento y el disfrute social de las salidas con los amigos.

  1. Inconvenientes de salir en grupo.

Al salir en grupo pueden darse interferencias en el entrenamiento óptimo para lograr nuestra mejor forma.

La principal diferencia entre salir solo o en grupo es el control de la intensidad durante la salida. Al pedalear solos decidimos la intensidad en cada momento, variándola a nuestro parecer. Sin embargo, en las salidas en grupo esto va a depender también de nuestros compañeros.

Y por mucho que tengamos un plan establecido antes de arrancar, los grupos son imprevisibles. Una salida avisada como tranquila puede convertirse en todo lo contrario. Esto puede ser un problema si estamos siguiendo un entrenamiento organizado.

  1. Ventajas de salir en grupo.

La principal ventaja es la diversión. Aunque disfrutemos saliendo en solitario, una buena salida en grupo puede llegar a ser de lo más entretenido. Las relaciones sociales son muy importantes y un momento de ocio como este puede llegar a ser muy placentero.

Por otra parte, la salida en grupo será toda una sorpresa de lo que pueda pasar, ver como evolucionamos en relación con los compañeros.

Además, este puede ser el objetivo principal de nuestros entrenamientos: mejorar cada vez más en nuestras salidas de fin de semana. Esto puede llenarnos de motivación, ya que es complicado llegar de otra manera a la intensidad que podemos alcanzar en las salidas en grupos más exigentes. Podríamos asimilarlo a una competición.

 

La clave está en compatibilizar las salidas en grupo con nuestros entrenamientos programados.

En primer lugar, analizando qué tipo de salidas tiene nuestro grupo, valorando el nivel de nuestros compañeros (más, igual, o menos que nosotros).

En el caso en el que nuestros compañeros tienen más o igual nivel, lo más probables es que tiendan a ser salidas con momentos de alta intensidad, o incluso máxima. Si son de menor nivel, lo normal es que seamos nosotros los que marquemos el ritmo, pasando a ser un entrenamiento más.

Si no tienes grupo para salir, aunque sea de vez en cuando, ¡búscalo! Salir en grupo es motivante y divertido.

Siempre se puede compaginar salir en grupo con un buen entrenamiento, sólo hay que saber adaptar el resto de las sesiones y controlar la carga semanal de entrenamiento.

¡Disfruta el ciclismo!

 

FUENTE: CICLISMO A FONDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *